Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

lunes, febrero 20, 2017

LA PALABRA DEL UCUMARI

Preámbulo:
Si dicen que del joyero
Tome la joya mejor,
Tomo a un amigo sincero..."
José Martí
(1853—1895)

Versos Sencillos (1891)



LA PALABRA DEL UCUMARI1
por Juan Esteban Yupanqui Villalobos

¿Quién soy? ¿Cuál es mi pueblo? ¿Cuál es mi cultura? Como hemos vivido y yo soy el afectado en toda mi pequeña vida. No entendía la doble formación que recibía, la una que estaba destinada a todos los seres comunes y la otra que recibía en el interior de mi hogar. Lo he venido a entender cuando muchos de mis hermanos de sangre resisten a una cultura extraña para nosotros; cuando sus manifestaciones se han vuelto tan violentas en la búsqueda de recuperar su propia memoria, su propia historia, con una cultura que agrede a las bases espirituales que vive o viven nuestros pueblos. Poco a poco he ido recuperando el destino que me tiene destinado el tiempo, eso se desprende de todo lo sucedido en mi vida, de las palabras de mi tatarabuelo, de mi abuelo, de sus palabras, de sus ruegos que estaban siempre dirigidas a que asuma mi responsabilidad como descendiente directo de los Sapa Apu Inca2.

Todos estos acontecimientos tuvieron el objetivo de ir reconocimiento el destino de mi vida, de la relación con todos los elementos culturales de mi pueblo, la de dirigir y difundir lo que somos, cuál es nuestro destino sobre todo en estos momentos de incertidumbre que vive el mundo, ahora en los meses que el mismo mundo no puede contener la furia de la misma naturaleza que busca el equilibrio ante la intensa destrucción por parte del mismo ser humano. Pero aquí hay dos elementos o acontecimientos que me han hecho reflexionar en todo el sentido de la palabra, la una es una visión del oso de anteojos que estaba en el Parque de las leyendas, que así se llama al zoológico estatal de la ciudad de Lima, que con sus ojos desesperado me miraba y gruñía con desesperación y el otro es el mismo hombre, me refiero a mi estando en prisión; la desesperación y el ansia intensa de la búsqueda de la libertad.



Allí fue que entendí mi encuentro con el oso de anteojos en la reserva natural de Calipuy que felizmente no están tan intensamente depredada por la siniestra minería norteamericana y canadiense. El perder la libertad es también depredar el territorio donde vive un ser, sea de cualquier clase, pero más de quienes no pueden manifestarse, es mucho más doloroso y su instinto de defensa, de su vida, es lo que los vuelve violentos.

Pero volvamos a mi historia, que cambió mi modo de pensar las cosas y mi búsqueda a partir de allí fue colmada con muchas verdades que me hicieron distinto al mundo consumista. Era insistente la puesta en práctica de ir al Warachico3 o ingreso a la edad adulta en nuestras comunidades, pero mi abuelo había decidido que sea yo solo solamente, pues creía que ninguno de los jóvenes merecía que me acompañen. Así que los preparativos lo hicieron mis primeras hermanas quienes me hicieron poner las vestimentas respectivas a mi rango y fui conducido por mi abuelo a que recorra durante treinta días por la actual reserva del Santuario de la puya Raimondi, un rodal de muchos años de vida que florece en sus últimos días de vida. El primer día no sabía qué hacer y tenía que buscar fuentes de agua para saciar mi sed, pero el agua era muy fría pues venía de las partes más altas, y en la noche era muy intenso el frío, por lo que busque alguna cueva para quedarme en la noche, ahora también el problema era la comida, solo dependía de la misma naturaleza que me proveería para no sucumbir y ser digno de mi estirpe de guerreros y soberanos. La búsqueda para alimentarme era intensa por ese paramo de la reserva, a veces me encontraba con coralillos, que es una pequeña serpiente que se enrosca para saltar y morder, pero como yo no les atacaba, solo se quedaban enroscadas y mirándome fijamente con sus grandes ojos. Yo también la miraba pero sin desafiarla, más bien era una mirada de obediencia y consuelo y ella no se ponía más bravucona, ya que se notaba en el castañeo de su cola que dejaba de hacerlo y se ponía a descansar en la tierra caliente.

Por supuesto yo proseguía mi camino por esas calientes tierras, era la búsqueda intensa de buscar musgos tiernos que comer y si había tunas4 que más quería, era mi alimento predilecto, Precisamente esta búsqueda de estas plantas haría que me encontrara casualmente con el Ucumari u osos de anteojos de mi historia. Así pasaron los días de mi prueba hasta que una mañana fui en búsqueda de las ricas tunas, que contienen muchas espinas que para hacerlas más comestibles hay que hacer la limpieza con ramas y hojas y así poder abrirla para saborear su deliciosa carne vegetal. Ya hace varios días bajaba a la orilla de un riachuelo que traía agua muy limpia y su sabor me encantaba. Estaba bajando la pendiente, que era muy pronunciada hacia el tunal, trayendo en mis manos las hierbas y las ramas con que limpiar las tunas, ya estando cerca me puse a sacar las tunas del llaigue5



Estaba en esa tarea y escuché un grito ensordecedor, dí un giro y ví venir con mucha rapidez a un oso de anteojos de muy grande tamaño como los vistos en el Parque de las leyendas en la ciudad de Lima, en un primer momento se me heló el cuerpo, pues no sabía que hacer. Me calmé inmediatamente y esperé el ataque del oso. Él se abalanzó con una fuerza enorme y recordé las enseñanzas de mi maestro de taichí y utilicé como elemento de palanca mi brazo y mi pierna para lo cual el oso rodó por el suelo, miré en sus facciones lo sorprendido de lo que había acontecido, pues los humanos siempre huían despavoridos ante su presencia, yo no lo hice por lo que en esos instantes aprovechó la osa y sus crías a comer las tunas que había en tantas matas. El regresó nuevamente como aceptando su derrota y se acercó con sus brazos abiertos y yo también lo hice con él, nos dimos un abrazo, el diciendo su voz gutural, sin entender ningún idioma de cada uno, pero con el sentimiento de aceptación de comer de la misma planta, que lo hicimos. El abrazo significó esa aceptación de no pelear por si tenemos que buscar la comida, si no el compartir lo que nos da la naturaleza.

Pero el afán del ser humano por acaparar para sentirse poderoso y valiente, mientras hay muchos seres vivos que se mueren de hambre por desgracia ese afán de la humanidad moderna es desmedido. Cuando ya me aceptó la familia del oso, yo me puse a jugar con los oseznos, pero ellos no eran tan delicados, que me hacían gritar con sus garras y algunas de sus huellas todavía los llevo en mis brazos en recuerdo de nuestro encuentro de amistad.

Toda nuestra vida nos afanamos en construir una quimera, no de bondad si no de un papel moneda y propiedades. Creemos que eso es la meta del hombre. De esa experiencia y los sonidos del oso me enseñaron que no debemos aspirar a atesorar lo material sino atesorar amigos, pero verdaderos amigos a los cuales si son verdaderos no les interesa el dinero sino la amistad.

1 UCUMARI: Oso de anteojos, su nombre científico es Tremarctos ornatus.

2 APU SAPA INCA: Gobernante del Tawantisuyu.

3 Warachicu o huarachico: El huarachico era un ritual de iniciación viril por el que todo joven de la nobleza incaica debía pasar. Este ritual consistía en llevar a cabo una serie de pruebas para mostrar su futura destreza como guerrero. Tras cumplir satisfactoriamente los ejercicios impuestos, el joven pasaba a vestir huaras - una especie de truza portada por los militares, en reemplazo del uncu, como símbolo de su transición hacia la adultez.

4 Tuna: Opuntia ficus-indica, comúnmente conocida como, entre otros, chumbera, tuna, nopal, es una especie de planta arbustiva del género Opuntia de la familia de las Cactáceas. Wikipedia.

5 Llaigue: es la hoja del nopal o la tuna que es de forma avendrada y gruesa y con mucha espina.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén