Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

domingo, octubre 19, 2008

CABALLO DE TROYA





CABALLO DE TROYA.

Durante años las fuerzas griegas trataron de superar el escollo de ingresar al interior de la amurallada ciudad de Troya, sin culminar sus propósitos. En esos héroes se encontraba Odiseo, tal como le describe los poemas homéricos y es el mismo que recomienda la estratagema que recomienda para tratar de superar los propósitos en la guerra con Troya. Lo que es conocido como Caballo de Troya, y por el cual vencen a sus rivales.

Ahora planteo lo mismo en la política nacional peruana; alguno diría que es mezquino, eso no es cierto. Lo que si es cierto que alguien se infiltró para medrar y destruir a lo mejor de la clase para hacerle un favor a la clase que ostenta en el país el poder económico y político. Sus palabras lo descubren al hablar de quienes están en contra del sistema, y mencionar que creen en el poder del mercado. Su vocabulario lo ha descubierto como el Caballo de Troya en la Clase Popular y ese es el mecanismo que sigue toda la izquierda nacional.

Yehude Simon Munaro es y seguirá siendo el Caballo de Troya de la Extrema derecha para infiltrar al movimiento popular, y la supuesta izquierda no podrá detenerlo ya que esa es la función que le a endilgado sus amos imperialistas y los lacayos de estos en el Perú.

La misma función cumplió en su momento el APRA en todo el largo camino de la historia de nuestro territorio. Y es el mismo papel que cumple partidos o mini representaciones de partidos llamados de izquierda, como Patria Roja; la de socavar y minar la emoción social de las poblaciones desamparadas; podemos poner un sinnúmero de ejemplos.



En primer lugar con la línea de defensa del sistema económico y político que oprime a la mayoría, ya que centran solo en su esperanza de lograr un victoria en la batalla de las elecciones burguesas, controladas por éstas para preservar sus intereses.

Por eso en una crisis como la que se ha vivido con la trasmisión de los petroaudios donde no han salido bien parados ninguno de los miembros del Partido Aprista, que no es un secreto que nada en la corrupción, de su alianza con el narcotráfico, de su amparo a los narcotraficantes como los Sánchez Paredes, era solo que se quiten la careta del cinismo que ostentan. Es allí donde la supuesta izquierda se a lanzado a el salvataje del viejo sistema; con los cual a detenido las justas aspiraciones de quienes dicen representar. Y ha venido como anillo al dedo la actitud del Felón Yehude, que su cercanía con el partido de la corrupción, precisamente estaba en el seno de ellos con la presencia de Morales Bermúdez, el ministro de la carne malograda importada desde Argentina.

Segundo debemos dejar sentada que no existe izquierda en el suelo donde vivimos, solo existen partidos oportunistas y Caballos de Troya en el movimiento popular


Tupac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com/2008/10/caballo-de-troya.html

1 comentario:

  1. Anónimo11:04 p.m.

    Leyenda para la escalera

    /dedicada a los caballos de Troya/

    “- ¿Quién eres tú? – se lo ha preguntado el satanás.
    - Yo soy un hombre de origen pobre y todos los andrajosos son mis hermanos. Oh, ¡qué fea es la tierra! y ¡ qué infelices son los gentes!

    Eso decía un joven con la frente en alto y los puños apretados. Él estaba debajo de una escalera grande – muy alta de mármol blanco con filones rosados. Su mirada estaba fijada a lo lejos por donde se agolpaban las multitudes oscuras de la miseria que se alborotaban como las olas turbias de un río creciente. Ellas se ondulaban, de repente se agitaban levantando las manos ennegrecidas muy enflaquecidas que se parecían a un bosque marchito. Truenos de indignación y gritos enfurecidos estremecían al aire y los ecos se sosegaban lentos, solemnes al igual que cañonazos lejanos. La muchedumbre aumentaba, se acercaba en nubes de polvo amarillo, se destacaban ya diferentes siluetas sobre el fondo gris, cada vez más visibles y más visibles. Se adelantaba un anciano inclinado hasta la misma tierra como si buscara su juventud perdida. Para su desharrapada ropa se había cogido una niña descalza quien miraba a la escalera alta con sus mansos ojos, azules como una flor de aciano. Estaba mirando y sonriendo a la vez. Por detrás de ellos se acercaban también otras figuras vestidas de ropa hecha harapos, figuras oscuras, grises, descarnadas quienes en coro cantaban canto fúnebre que sonaba como aullidos. Uno estridentemente silbaba con la boca, otro con las manos dentro de los bolsillos reía alto, ronco mientras en sus ojos brillaba la locura.
    -Yo soy un hombre de origen pobre y todos los andrajosos son mis hermanos. Oh, ¡qué fea es la tierra! y ¡qué infelices son los gentes! Ya van a ver, Ustedes, los que son la adinerada y afortunada minoría, Ustedes…
    Eso decía un joven con la frente en alto y los puños apretados en señal de amenaza.
    - ¿Usted, odia a los que están allí arriba ? – le preguntó satanás inclinándose hacia el joven.
    -Yo voy a vengarme a estos príncipes y ministros. ¡ Voy a vengarme por mis hermanos quienes tienen las caras amarillas al igual que la arena del mar, quienes están gimiendo más horrorosamente que nevascas de invierno! ¡ Mira su carne desnuda y sangrienta ! ¡ Escucha sus gemidos ! Yo voy a vengarme por ellos ! ¡ Dejame que yo pase !
    - ¿Usted, odia a los que están allí arriba ? – le preguntó satanás y se inclinó socarrón hacia el joven.
    Luego satanás sonriyó:
    -Yo soy el guardián de los que están allí arriba y no los traicionaré sin soborno.
    -Pero yo no poseo oro, no tengo nada con que yo pueda comprarte… Yo soy un pobre, zarrapastroso mozo… Pero estoy listo a sufrir y morir por mis hermanos.
    Satanás sonriyó otra vez :
    -Pero, ¡ yo no te exijo tanto ! ¡ Dame solamente tu oído !
    - ¿ Mi oído? Con placer… Ojalá nunca jamás escuche yo cosa cualquiera, ojalá…
    -¡ Tú seguirás oyendo !- lo tranquilizó el diablo y le dio el paso.- ¡ Sigue !
    El joven se echó hacia arriba, saltando tres escaleritas a la vez, pero el brazo pelado de satanás lo detuvo:
    -¡ Basta ! ¡ Párate para escuchar los gemidos de tus hermanos que se quedaron allí por debajo!
    El mozo se quedó detenido y empezó a escuchar.
    -¡ Qué raro ! ¿por qué ellos rompieron a cantar alegres y a reír tan despreocupados?…- y él echó a correr de nuevo.
    Pero satanás lo detuvo otra vez:
    -¡ Para que pases las siguientes tres escaleritas yo quiero tus ojos !
    El joven hizo con su mano una seña desesperada.
    -¡ Pero de tal manera no podré ver a mis hermanos ni a los que quiero vengarme !
    El diablo:
    - Tú seguirás viendo…!Yo te daré otros ojos mucho mejores !
    El mozo saltó tres escaleritas más y luego miró hacia abajo. El satanás le hizo recordar:
    -¡ Mira su carne desnuda y sangrienta !
    -¡ Dios mío! ¡Esto es tan extraño!; ¿ cuándo han podido vestirse mis hermanos así: bien y hermoso? Ellos están adornados pero ¡ no de heridas sangrientas ! sino ¡ de maravillosas rosas carmines !
    Después de cada tres escaleritas el diablo tomaba su pequeño soborno. Pero el joven andaba, ¡ él lo daba todo decidido a llegar allí arriba y a vengarse de estos grasosos príncipes y ministros ! ¡ Una última escalerita y él estará en la misma cumbre social del poder ! Se vengará por sus hermanos mártires !
    -Yo soy un hombre de origen pobre y todos los andrajosos son mis hermanos…
    -Hombre joven, ¡ se queda sólo una escalerita ! Solamente una y tú te vengarás. Pero yo por esta última escalerita, siempre tomo doble rescate: ¡Dame tu corazón y tus recuerdos! - le exigió el diablo.
    El joven hizo con su mano una seña:
    -¿ El corazón ? ¡ No ! ¡ Esto es demasiado cruel !
    El satanás sonriyó guturalmente y dijo con autoridad.:
    -No es el diablo tan negro como lo pintan. Yo no soy tan cruel. En cambio yo te daré un corazón de oro y nueva memoria. Si tú no aceptes nunca pasarás esta única escalerita y jamás podrás vengarte por tus hermanos quienes tienen las caras amarillas al igual que arena del mar, quienes están gimiendo más horrorosamente que nevascas de invierno.
    El mozo se fijó en los irónicos ojos verdes del diablo:
    -Pero yo seré la persona más infeliz. Tú tomas de mi todo lo humano.
    -Al revés: ¡ serás el hombre más feliz !… Pero, ¿dime? ¿ estás de acuerdo? ¿Solamente el corazón y los recuerdos?
    El joven se puso a pensar, una sombra negra alumbró su cara, de la frente arrugada cayeron unas pequeñas gotitas de sudor turbio, él apretó los puños y habló entre dientes:
    -¡ Tómalos !
    …Luego parecido a una tormenta veraneal, irritado, furioso, con su pelo negro al viento atravesó la última escalerita. Él ya estaba más arriba. Y de repente su cara apareció sonrisada, sus ojos brillaban con una alegría tranquila y sus puños se abrieron. Miró hacia los príncipes y ministros que estaban festejando, luego miró hacia abajo donde gemía y maldecía la andrajosa mayoría oscura. Pero nada se conmovió en él, ni un músculo de su cara tembló: su rostro era claro, alegre y contento. Abajo él veía las multitudes vestidas en trajes de gala y sus dolorosas voces ya eran himnos de satisfacción.
    -¿ Quién eres tú ?- le preguntó roncamente satanás y se inclinó socarrón hacia el joven.

    -¡ Yo soy un príncipe de nacimiento y las divinidades son mis hermanos ! ¡ Qué linda es la tierra! y ¡ qué felices son las gentes ! “

    Cristo Smírnenski, poeta revolucionario búlgaro (1898-1923)

    traducido por la esposa de Juan Esteban

    ResponderEliminar

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén