Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

martes, septiembre 23, 2008

LA DOCTORA CHICHI VALENZUELA Y SUS MIEDOS



DOCTORA CHICHI VALENZUELA Y SUS MIEDOS

La desesperación corre muy parejo con el miedo. Mucha de las veces ante la inminente desaparición de los privilegios que se da en algunas castas. Así al verla como queriendo desconocer lo mas evidente, se descompone y su sonrisa entre dientes con el nerviosismo de quien no cree creer que esta poniéndose termino a lo que ella por odio y desprecio al hombre que la dejo ante el altar pretende mesclar la verdad económica con la verdad sentimental. Que ella haya tenido un problema con el mas agudo de los periodistas y ahora para remediar esa costra de herida, pretende zaherir una verdad inocultable e inobjetable que se cierne contra el mundo capitalista, es otra. Es lo mismo que un señor Tapia analiza un proceso desde la perspectiva de odiar a su rival de amores, deformando su misma formación académica. Desde esas trincheras, nunca se es objetivo, a pesar de ser esta palabra muy trillada y muy alejada de la verdad. Es lo mismo que pedir que se analice las causas y consecuencias de una guerra, si en ella no están los actores de esta y también quienes la sufrieron, de ambos bandos. La consecuencia es una versión sesgada y no fidedigna. Pero como digo esto es trillado. Tanto el objeto como el observador deben estar en la línea más fidedigna posible; pero no alguien que solo ha escuchado de oídas. Pero volvamos a lo de la señorita periodista, que a la desesperación de haber escuchado que su mundo se derrumbaba, llama al obispo o cardenal peruano en la economía del imperio para que la consuele.

¿Que versión da, o nos da el mencionado cardenal de la economía peruana? Muy orondo él, menciona que no se preocupe. Le refiere a su preocupada entrevistadora Chichi Valenzuela: Que los expertos están manejando muy delicadamente a éste enfermo, que es la economía mundial. Pero el desparpajo es tal de PPK, que no se inmuta ante la evidente crisis del sistema financiero Mundial que tiene su origen en la especulación a la baja en el sector inmobiliario hipotecario. Que a empujado al alocado y vertiginoso movimiento de los mercados de consumo sin tener un respaldo. Que trajo consigo el incumplimiento de los pagos. Esto fue frenando el crecimiento de los mercados financieros. Fenómeno que genero que los mercados financieros colapsen.

¿Pero donde empezó el colapso? Por el precio de las hipotecas, lo que a su vez impulso que el mercado de los prestamos pierdan valor y liquidez; empujando a la perdida de los empleos. Al inicio de la crisis no se quiso dar cuenta o no se quiso dar a conocer. Quizás con el pretexto de no empujar hacia una crisis mucho peor. Creyendo que el manejo psicológico del problema podría detener la crisis. Cuan fácil es la explicación que daban, cuando la mayoría de economistas daban luz de alarma. Eso fue hace ya varios años antes de entrar al milenio. No se tomo en cuenta, e inclusive se dieron el lujo de cambiar al responsable del Tesoro Norteamericano. Mencionaban que las críticas eran irresponsables, que no había motivo para hablar de tal acontecimiento. Pues las voces mencionaban que había que intervenir los mercados a fin de regularlos. Esto si que era una herejía, para los ultra liberales. No se hizo caso, pues el concepto que los mercados de por si, se pueden regular. Con este acontecimiento se esta viendo muy claramente que lo objetivo no es verdad lo que se cree que debe ser.

En primer lugar la sociedad humana es un ente dinámico, como sistema existe una relación dinámica entre cada uno de sus integrantes. En cambio de la regulación de los mercados en forma automática, es un concepto que se puede dar en una realidad estacionada que tiene elementos comunicantes desde una concepción mecánico estática; poniendo un ejemplo comparativo desde una perspectiva aristotélica cartesiana. Los procesos mecánicos desde esta perspectiva si se pueden dar. Pero en la realidad humana, no. Esto es un concepto que tiene que cambiarse en el análisis de la economía. Aunque este paso ya fue superado por Marx. Desde allí tenemos que partir para hacerlo. De lo contrario daremos siempre con nuestra testa contra los muros de la realidad como es lo que viviremos ahora en nuestro país.

Túpac Isaac II.
Juan E. Yupanqui Villalobos.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén