Documental a tajo abierto

Solo con los que nunca quebrantaron la bandera de los pueblos

Solo con los que nunca quebrantaron la bandera de los pueblos, solo con los que siempre siguen luchando

Buscar en este blog:

Cargando...

martes, abril 14, 2009

TUPAC AMARU II, TUPAC KATARI Y BARTOLINA SISA Y SU LIBERACIÓN




TUPAC AMARU II, TUPAC KATARI Y BARTOLINA SISA Y SU LIBERACIÓN


¿De quién Liberarnos? Debemos estar claros de que cosas y de que debemos liberarnos. Son premisas que estarán claras para llevar a cabo y no dar tumbo y tumbos como la última dada por el profesor de filosofía de la universidad de Huamanga que termino por aceptar y renegar lo que enarbolo en unas décadas anteriores.

Quizás se vuelvan suspicaces y hasta evasivas las respuestas que puedan dar a mis dichos, pero ésta corresponde ahora a la visión presente de las cosas. Lo hago para rememorar y recuperar la memoria histórica de los primeros gritos libertarios de Gabriel Condorcanqui, de los Quispe de los Apaza, que ha pasado desapercibido en la memoria criolla de esta parte del territorio del gran ombligo del mundo del Abya Yala.

Son 228 años de esfuerzos que nunca concluirán hasta que el hijo del Cóndor haga renacer la verdadera esperanza para nuestras naciones que bajo el yugo de los mistis viven muriéndose y siendo robados por todo hijo de vecino venidos de allende del mar o de aquellos quienes cruzan los Ríos de Colorado.

Para lo cual debemos rescatar lo olvidado de quién es nuestra Madre, de donde fuimos generados. De aquellos llegados del gran lago donde nace el Sol. Que son nuestros verdaderos ancestros. Pero no solamente eso, tenemos que tomar conciencia que separados no podemos liberarnos, que la señal que dieron los mistis al ajusticiar a Gabriel y a los Quispe es aleccionador según ellos y que lo ejecuto maravillosamente para las mentes de los mistis, fue lo que hizo el criollo de Bolívar. Separar el cuerpo en partes para que sea muy difícil liberarnos y crearnos costras mentales, que hasta ahora nos atosigan y son un lastre tremendo que nos impide avanzar. Para volver a reunir el gran cuerpo de Gabriel y de Quispe y los Apaza, tenemos que destruir lo que hizo ese criollo que nos engaño que estábamos liberando; si liberándonos de un yugo para caer en otro mucho peor que subsiste hasta estos momentos.



Si entendemos esto uniremos ese gran cuerpo para restaurar la gran nación del Abya Yala. ¿Estamos preparados los cuerpos separados en reconocer éste problema y buscar la unión del cuerpo para encaminar el verdadero camino de nuestra liberación? Es una pregunta que tenemos que responder sinceramente quienes hemos sido separados. Pues las costras que se nos han impuesto han creado una barrera, que no es indestructible, si queremos destruirla y recomenzar el camino histórico de volver a nuestra verdadera esencia que es la esencia de nuestros pueblos.

La justificación de ese cercenamiento está en nuestras mentes, que conquistaron mentalmente los colonizadores, por lo que hemos terminado aceptándolo como cierto, pero es menester que sepamos que un cuerpo cercenado no puede funcionar independientemente de cada uno, todos tiene que participar en la ejecución de los movimientos de la vida.

Entonces es necesario unir las partes de ese cuerpo para que ejerza el gran movimiento de liberación de las naciones que conforman la gran nación de nuestro corazón y nuestra alma originaria.



Sabemos que la historiografía trata de menospreciar el verdadero papel de los verdaderos próceres de nuestra verdadera independencia, que no llega todavía, pero que debe llegar si no los proponemos; tal despropósito lo vemos en sus textos. Pero que tuvo un proceso de iconización, en primera etapa en el gobierno fascista de los militares de la década del 70 en el siglo pasado; lo que ha servido para hacerlo inofensivo e inclusive unos mercenarios oportunistas tomaron su figura como emblema, tales elementos tenían una finalidad, que no es mas que hacerlo inofensivo y estéril para las mentes de todos los indígenas.

Con los Quispe y con los Apaza, ha sido mas difícil por la memoria que esta sentada en sus pueblos y en sus naciones, esta vivan esa esperanza, que puede también contagiarse a todo el espacio que perteneció a nuestros ancestros.

¿Entonces que hacer?. Quitémonos todas las costras y regresemos a la etapa en que nos vino el invasor y genocida para restaurar nuestras naciones, las verdaderas, no las impuestas por el invasor que después fungieron de libertadores.

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
Kapak Kuna Chinchaysuyu- Andamarca-Huacapongo-Tullpo

1 comentario:

Tanyita Yupanqui dijo...

El cuerpo de cada ser vivo es construido de tal manera para que en el cuerpo no haya división, sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros.
Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él.

Merece pensar, merece reflexionar sobre este tema y luego: aún más merece que nos portemos como miembros, como partes de un mismo cuerpo quienes necesitamos uno al otro !!!

La esposa de Juan Esteban

Qhapaq Ñan, Ruta de Sabiduria... Libro de Javier Lajo (Parte 1/2)

Busqueda personalizada

Búsqueda personalizada