Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

martes, abril 06, 2010

PRIMER DIA DE CLASES EN UNA COMUNIDAD INDIGENA. Los pequeños caminantes de Mollepata.


PRIMER DIA DE CLASES EN UNA COMUNIDAD INDIGENA
Los pequeños caminantes de Mollepata.
Ya había perdido la visión de la sonrisa de los niños, cuando vienen de sus hatos hacia la escuela. Sonrisa que expresa la felicidad de ir a la escuela, con la ilusión del quizás quiero ser como el profesor. Sus manos curtidas por el frio y el agua con la que tienen que lavarse para ir temprano a la escuela. Muchos de éstos niños recorren enormes distancias, solamente a pie, paran poder llegar a sus escuelas. Los mayores son los conducen a los menores, a pesar de la diferencia horaria en que ingresan a sus respectivos niveles. Ya que los mayores van al nivel secundario y los menores generalmente se encuentran en el nivel primario. Los locales escolares construidos de adobe o en algunos casos con piedra y barro, con techo de paja o con teja.



Aquí en Mollepata al menos se había superado esta etapa y se tiene una buena infraestructura para el dictado de las clases.

Me levante temprano en mi primer día de clases. Me había alojado en la casa del director; quién me acogió con mucho entusiasmo desde mi llegada en el bus que me trajo a esta comunidad indígena que es la capital de un distrito. Como es la costumbre me había preparado el Cushalito, una sopa de papa con mucha hierba buena y su quesito derretido, el cual va acompañado con su cancha – maíz tostado en callana- .Comimos y nos dirigimos hacia el local escolar, para ello lleve mi pequeño morral con lo mas esencial que debe tener un profesor. Llegamos a la oficina principal donde le entregue el documento que con el cual podía sustentar la adjudicación de la plaza como profesor del área de formación ciudadana cívica, historia, geografía y economía. Conforme pasaban los minutos también hacían su aparición el resto de docentes, con los cuales el director me los iba presentando y haciéndonos el saludo de costumbre. Al mismo tiempo llegaban los alumnos. Salimos al patio todos, para presenciar la ceremonia del inicio de la semana de Estudios, así como agradecer a los apus protectores de la comunidad por la nueva semana y agradecer al tata wilka por la luz que ilumine todos los días de los runas. Al final del cual dirigiéndose a ellos con viva voz, les hizo conocer que tenían este año a un nuevo docente al cual ellos deberían estimar por haber tenido la deferencia de llegar a esta humilde comunidad de Runas Uchus que viven a los apus cercanos al Amaru Tablachaca que serpentea desde los apus de Conchucos, Pelagatos y otros Cerros Sagrados como el de Consuso, donde los Jakis y Mistis perteneciente a la familia Española de los Málaga. Muchos años atrás esta familia había asesinado a Runas por no querer horadar el cerro para sacar tungsteno, vanadio y otros minerales, pues le tenían mucho respeto al cerro a quien consideraban su protector. Por ello la maldición del apu es que la familia Málaga la mayoría de sus integrantes muere con la lengua afuera, sin poder contener la vibración de su cuerpo por el párkinson.

Los alumnos me saludaban con un apretón de manos, para después pasar al aula de clases, con su morral conteniendo sus cuadernos y el fiambre con el que comerán al medio día. En ese momento ya había recibido mi horario de clases, por lo que después de recibir el saludo me dirigí al tercer año, grado en que tendría clases esa mañana. Al ingresar todos se pusieron de pie y saludaron con Buenos días Apu Sapa Inka, a lo que conteste con Gracias Tata Wilka y les recomendé que en esa ocasión y las siguientes solo me reconocieran como profesor. Así lo harían los días siguiente, pero conservaban un respeto, muy diferentes a los jóvenes de los poblados mas grandes, en donde la cultura occidental ya había calado. Copiaban todos sus vicios y ninguna virtud, pues creo que no salen a relucir las virtudes de la cultura occidental. Ese día nos tocó el tema de los antecedentes de la Revolución Francesa y sus principales ideólogos como son Voltaire y Rousseau.

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén