Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

viernes, junio 04, 2010

LA EDUCACION EN EL PERÚ (I) UNA RESPUESTA AL MOVIMIENTO CAMBIA PERÚ.

LA EDUCACION EN EL PERÚ (I)
UNA RESPUESTA AL MOVIMIENTO CAMBIA PERÚ.
Si hablamos de modelo pasado y actual, no podemos sostener que la educación ha permanecido inalterable en la contemporaneidad de un ciclo histórico de la república de lo que denominación nación peruana. Pues estamos afirmando de la existencia de dos modelos, con lo que estamos negando nuestra afirmación ulterior.


Lo que si es cierto que las consecuencias de la gestión escolar, sea lo que se esta viendo en el desarrollo y movimiento social, es una verdad de perogullo, no cabe duda, pero eso es lo que busca el sistema social imperante. Esto último también no lo podemos negar y lo sostendré para ir desarrollando mis argumentos, pues en su estudio y análisis que hace el Señor Suarez, equivoca muchas cosas que quizás es conveniente aclarar. Por la simple razón que su visión de las cosas es muy superficial y sesgada.
Al hablar de diagnostico, se tiene que hablar con propiedad. Y más aun si nos referimos a la educación, como parte de las ciencias sociales. La ciencia como educación tiene su método de análisis, a la que se aboca las ciencias de la Política educativa. De ese marco: ¿Podremos salirnos? No lo creo, salvo que queramos hacer sociología educativa, pero también esta se encuentra en el interior de las ciencias Sociales y por lo tanto comparten un mismo paradigma en el conocimiento del fenómeno educativo. Lo que hay que diferenciar es que el sistema educativo deba propender a un equilibrio, pero no podemos establecer en un sistema estable, pues la formación es a individuos en evolución, así como el cúmulo de conocimientos no es estable, si no que constantemente están cambiando, es como decir que la verdad es absoluta,


y no decir que esta cambia con los giros de la perspectiva con que se mira. Pero para ello tenemos que reconocernos como nación, pues el reconocimiento de Perú es reciente, es una nación sin historia, sin precedentes. ¿Podrían decirse que los hombres que corresponden a otras etnias, con culturas diametralmente opuestas a esa minoría que nos gobierna, con valores encontrados asimismo contra ésta. Será posible que conformen una nación?. Entonces qué queremos rescatar? Si esta no existe, o si existe es representativa a una minoría que excluye a esa gran mayoría, aquella que no se ve representada, ni siquiera por aquellos quienes dicen representar. Como por ejemplo. ¿Quiénes hicieron el proyecto educativo nacional? Solo un pequeño grupito de viejitos que solo conocen el pupitre de su casa y la calle que los lleva a la universidad, donde supuestamente son considerados como sabios. Ellos podrán desarrollar un verdadero análisis de lo que quiere estas naciones? O un señorito que se fue de su nación, que no sufrió los vejámenes del sistema, lo podrá hacer. No, en absoluto, lo que no siente, no podrá expresarlo; por que no lo conoce.

La decisión de transformar, es cuando se tienen las riendas, y como se obtiene las riendas, he allí el problema, que el articulista Reyes deberá resolver. Pues el APRA, siempre prometió un cambio para mejorar la situación de los más desposeídos. ¿ Lo ha hecho?. No lo veo. Lo único que veo es que se ha mejorado la situación económica de los compañeros, que antes eran más pobres que el suscrito y ahora están mejor. Es un sofisma decir que la educación es el arma para derrotar a las desigualdades sociales, por lo que le preguntaría al señorito articulista, ¿El porque tuvieron que migrar su familia, hacia España? Me podría responder, por la crisis económica debido al terrorismo. Pero yo le diría y entonces qué le pasa a Colombia, que tienen un conflicto armado de cerca ya a los cincuenta años, que nunca se resuelve, pero sin embargo esta en una mejor posición que la nuestra y eso sin descontar que existe un narco gobierno. Aquí estamos en vías de serlo, aunque haya apariencia que el gobierno está empeñado en destruir sus alianzas con ellos, como es el caso de la familia Sánchez Paredes.

Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén