Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

domingo, diciembre 26, 2010

Sarayaku kaparik. El grito por la dignidad by Asociación ASPA

Sarayaku kaparik. El grito por la dignidad from Asociación ASPA on Vimeo.

Esta documental se acerca a la realidad cultural y social del pueblo kichwa de Sarayaku.



Este pueblo ancestral de la amazonia ecuatoriana, cuenta en primera persona las motivaciones sociales, ecológicas y culturales que le han llevado a ser uno de los pocos pueblos amazónicos que se han liberado del yugo de la explotación petrolera en su territorios.



Nos muestra, además la cruda realidad a la que se enfrentan cada día indígenas y campesinos del noreste del país, donde la explotación petrolera es nsinónimo de pobreza, enfermedad y contaminación.



Forma parte de la Exposición Amazonía: Sumaq Kawsay

1 comentario:

  1. Tributo a un árbol caído

    “¿ Podría alguien entender cómo me siento con respecto a ti?
    ¿ Podría alguien entender, que sienta un dolor tan grande por ti?
    comprender que entiendo tanto, tanto tu sufrimiento, el que te
    ha impuesto la ignorancia humana de este planeta tan falto de Amor...
    Realmente no escucho tu llanto, pero puedo sentirlo corriendo
    por mi rostro...
    Crecí a tu lado...
    Aspiré tu suave aroma en la primavera...
    Compartí tu fuerza y belleza, y ahora me encuentro sin ti...
    Es horrible ver cómo despedazan cada parte de ti, cómo
    arruinan cada año de tu grandioso verdor...
    Cada día mueres un poco y un poco más, en manos de tanta ignorancia...
    Sólo espero y pido que tu espíritu pueda ahora volar o caminar
    y que seas libre para que puedas decidir en todo momento lo
    que será de tu vida...
    Le pido a Dios que te dé dos hermosas huellas para que vayas
    rumbo a ser tu mismo en ÉL...
    por siempre te amaré y jamás te olvidaré.”
    escrito por Alana de Bermudez - Caracas-Venezuela

    posteado por Tanyita Yupanqui la esposa de Juan Esteban en defensa de nuestros territorios ancestrales, de nuestra Madre Pachamama y de todos los seres vivos que en ella habitan.
    JALLALLA !

    ResponderEliminar

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén