Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

sábado, junio 04, 2011

"Votar por Humala" - por Cesar Hildebrandt


VIERNES 3 DE JUNIO DE 2011
Votar por Humala
Por Cesar Hildebrandt *



Si yo fuera un cana­lla, vota­ría por quien podría enca­na­llar aun más al Perú.
Por­que los cana­llas se jun­tan y, a dife­ren­cia de los menos malos, ejer­cen afia­ta­dos sus mal­da­des, comer­cian codo a codo, se federan.
El club de los cana­llas nunca cie­rra y su padrón es infinito.
Los cana­llas tie­nen un pro­yecto sen­ci­llo y peda­gó­gico: ganar dinero a cual­quier costo. Y eso implica que los pró­ji­mos son pocos y muchos son los otros. Los pró­ji­mos son el vecin­da­rio. Los otros son man­chas en las fotos, cur­vas en la esta­dís­tica, barri­tas en los cua­dros del con­sumo. Los pró­ji­mos son la patria. Los otros, los que deben pade­cerla: aima­ras del sur, que­chuas del cen­tro, agua­ru­nas y huam­bi­sas del oriente, pobres de todas las cala­mi­nas, sobre­vi­vien­tes del adobe, furia sin reme­dio y muchas veces sin salario.
Un día a este país, que era pri­mor­dial­mente redis­tri­bu­tivo como todas las “monar­quías hidráu­li­cas” (Hugh Tho­mas dixit), lle­ga­ron arma­du­ras y caba­llos y pól­vo­ras y biblias. Los Habs­burgo ter­mi­na­ron con un impe­rio y exten­die­ron el suyo de un modo tan drás­tico como el exterminio.
Cuando nos libe­ra­mos del man­dato espa­ñol, caí­mos en el yugo que nos ha sido tan pro­pio: el del caos, el volun­ta­rismo mesiá­nico y la desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción permanente.
Y así hemos vivido todos estos lar­gos años de ensayo repu­bli­cano: oli­gar­quías que jamás cedie­ron, rique­zas mag­ní­fi­cas que se des­pil­fa­rra­ron, épicas trai­cio­nes, ricos arma­dos de leyes y gene­ra­les, pue­blos sen­ten­cia­dos al atraso. Aquí, con raras excep­cio­nes, no hemos tenido la clase empre­sa­rial fun­da­dora y pujante, crea­dora y mag­ná­nima en el éxito que otros paí­ses conocieron.
Por eso es que muchas veces no pare­ce­mos un país sino una vís­pera, un pro­yecto trunco.
Y nadie hizo tanto para que esa dul­zona frus­tra­ción que es mi país siguiera siendo frus­tra­ción como el señor que es el padre de la señora K. Fujimori.
Nadie como él hizo con tanto talento y tan efi­caz malig­ni­dad la tarea de con­ver­tir­nos en una aso­cia­ción de hor­das y en un lugar donde todo lo que no fuera men­tira y cri­men resultó perseguido.
Fuji­mori hizo con pro­li­ji­dad lo que otros habían hecho como afi­cio­na­dos, y tras su paso por el poder quedó un mama­rra­cho de país en el que los jue­ces debían estar en la cár­cel y los mili­ta­res en la basura y los con­gre­sis­tas en una mor­gue moral.
La dere­cha aplau­dió esa orgía. La dis­frutó decu­pli­cando sus ganan­cias. La quiso per­pe­tua por­que inmó­vi­les son sus ape­ti­tos. La quiso como era por­que era redun­dan­te­mente suya: anal­fa­beta, ladrona, even­tual­mente ase­sina, sin lími­tes y sin patria. El de Fuji­mori —no lo olvi­de­mos— fue un gobierno de cacha­cos corrom­pi­dos con un Chá­vez medio japo­nés que quiso hacer inter­mi­na­bles sus reelec­cio­nes. ¡Y acu­san a Humala de que­rer hacer lo que ellos tie­nen ganas de repetir!
Para esa dere­cha, lo de Pania­gua y Toledo fue una inco­mo­di­dad. Lo de Gar­cía ha sido, en cam­bio, una grata sor­presa: el here­dero de Haya saqueando y per­mi­tiendo el saqueo.
Y cuando todo pare­cía suave como el campo de golf que existe en un poema de Nico­lás Gui­llén, ento­nes reapa­rece este hír­suto coman­dante que no es quien va a man­dar a parar el baile sino quien va a invi­tar a más gente a la fiesta.
Enton­ces, se anun­cia el apo­ca­lip­sis: el dinero se irá por­que el dinero es un macho via­jero que solo se queda donde las putas son dóci­les y las tari­fas razo­na­bles. Y habrá más pobres por­que sin inver­sión no habrá más empleos.
Y esto lo dicen en un país donde hay 34 por ciento de pobres y 11 por ciento de pobres extre­mos (es decir, de gente que lite­ral­mente se muere de ham­bre). Y hablan de los dere­chos cor­po­ra­ti­vos en un país donde la pre­sión tri­bu­ta­ria es 20 pun­tos menor que la de la Unión Euro­pea, donde inven­ta­ron y aún con­ser­van, feliz­mente, el capi­ta­lismo con res­pon­sa­bi­li­dad social.
Hace 21 años que el señor Alan Gar­cía inventó a Fuji­mori para impe­dir que las inves­ti­ga­cio­nes pro­me­ti­das por Mario Var­gas Llosa lo con­du­je­ran a la cár­cel. Hace tres meses, el señor Gar­cía inventó a PPK para impe­dir que Ale­jan­dro Toledo reabriera algu­nos casos que tam­bién podrían haber empu­jado al líder aprista tras las rejas.
Ahora está haciendo con la hija lo que hizo con el padre: pres­tarle todos los apo­yos, todas las inter­cep­cio­nes tele­fó­ni­cas, todos los auxi­lios de la prensa mer­ce­na­ria y de sus ope­ra­do­res. Su obje­tivo es uno solo: no aca­bar en la cár­cel por todo lo que ha robado y no ser juz­gado por todo lo que ha orde­nado matar. Por­que al señor Gar­cía lo per­si­gue un cemen­te­rio, un coro de agu­je­rea­dos, una mul­ti­tud de ren­di­dos en busca de expli­ca­cio­nes. Y lo per­si­gue un ima­gi­na­rio con­tra­lor que haga pre­gun­tas y pueda conec­tar fidei­co­mi­sos y cuen­tas cifradas.
Millo­nes de jóve­nes sin memo­ria y sin afán de tenerla res­pal­dan, desde la incons­cien­cia, esta trama. Y el Perú podría ele­gir pasado mañana a la ex pri­mera dama de un gobierno que aver­gon­za­ría a cual­quier civilizado.
Que la socia y usua­ria de los robos de un régi­men como el de Fuji­mori haya pos­tula, es una proeza de la dis­trac­ción ética. Pero que resulte ele­gida será una imbo­rra­ble derrota de la dignidad.
Si los cana­llas se jun­tan y ame­na­zan en banda, pues habrá que decir lo que en esta columna fal­taba por decir: votar por Ollanta Humala, con todas las aprehen­sio­nes del caso, no será sólo un deber sino una expre­sión de esa lim­pieza que nos per­mite seguir lla­mán­do­nos ciudadanos.

Columna Matices, semanario Cesar Hildebrandt en sus trece *


posteado en el blog
http://www.juanestebanyupanqui.blogspot.com/
por Yanawarmi Veleva Yupanqui


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén