Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

sábado, abril 19, 2014

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

Construcción y forja de la utopía andina


2014 AÑO

DE LA BATALLA DE LA LECTURA Y

ESCRITURA POR LA CONSTRUCCIÓN

DE UN MUNDO MEJOR


ABRIL, MES DE LA PALABRA,

LA CREATIVIDAD LITERARIA E

INMORTALIDAD DE CÉSAR VALLEJO


CAPULÍ ES

PODER CHUCO


*****


ELTAITA SHANTI Y UNA DELEGACIÓN

DE SABIOS ANDINOS PRESENTES

EN EL XV ENCUENTRO INTERNACIONAL

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


– ¡Hay aquí dos amarus entrelazados!

Oímos decir al patriarca y abuelo quechua Santiago Agua Mendoza de Huánuco, mirando en la oscuridad de las cuatro de la mañana la mesa donde acomoda a tientas las hojas de coca, caramelos, flores del campo, cigarros, en el pago a la tierra que subimos a cumplir en la cumbre del cerro Chulite que es la atalaya más alta que domina el pueblo de Santiago de Chuco, frente al Apu Ichal morada del dios Catequil, en el XIV Capulí.

Lo dice dando paso a la voz del cerro y a la visión de que hay debajo del promontorio en donde se asienta el pueblo de Santiago de Chuco, en cuya base revela que luchan dos amarus entrelazados, hembra y macho, cuyas cabezas sobresalen asombradas hacia la cuenca del río Huaychaca, una, y la otra a la cuenca del río Patarata, siendo el lugar la piedra cósmica y prominencia de ese entrelazamiento y eclosión amorosa de dos dioses serpientes.

Esto que el Taita Shanti descubre en las tinieblas, con las manos y los pies aún empapados por haber subido trizando la escarcha en el suelo y el rocío en las hojas y flores de las plantas que crecen en esta roca escarpada, recién lo podemos ver que es cierto en la claridad del alba, y quizá explique por qué este lugar es tierra de poetas y cuna del poeta inmortal César Vallejo.

Santiago Aguí Mendoza este año regresa integrando la directiva de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Perú, CONAIP, y lo hace en el marco del XV Capulí acompañado de una delegación de sabios andinos para hacer la ceremonia del saludo al sol y participar en la Cátedra de Sabiduría Andina que se llevará a cabo los días 23 y 24 de mayo.

Y algo realmente extraordinario es que además de escucharlo tocar su quena por calles y esquinas, lo veremos avanzar con sus setenta años en la Carrera de Chasquis “Milicianos del alba”, que partirá desde la curva donde Vallejo lloró al divisar a su pueblo, para llegar a la Plaza de Armas en cuyo eje se entrelazan los dos amarus.



*****


15 DE ABRIL, 1938



VALLEJO

SE HACE

INMORTAL



FOLIOS

DE LA

UTOPÍA



LA MUERTE

COMO ACTO

DE CORAJE



Danilo Sánchez Lihón


En suma,

no poseo para expresar mi vida,

sino mi muerte.

César Vallejo



1. Pero,

es más


En el poema "Piedra negra sobre piedra blanca", César Vallejo escribe:

Me moriré en París con aguacero,

un día del cual tengo ya el recuerdo.

Me moriré en París –y no me corro–

talvez un jueves, como es hoy, de otoño.

Vallejo murió a las 9.20 de la mañana del día Viernes Santo, 15 de abril del año 1938. Y era un día en que llovía.

Claro, algunos dicen que no acertó totalmente porque él menciona el "jueves", aunque entró en agonía y en estado de coma ese día.

Pero, es más, leamos bien lo que él expresa. Dice: "Talvez un jueves..."

En el ámbito de la literatura no son muchas las referencias de escritores y poetas iluminados que anuncian y predicen su muerte. César Vallejo prácticamente nos la describe


2. Estaba

despierto


 Sin embargo, Juan Espejo Asturrizaga en su libro César Vallejo itinerario del hombre, refiere de otro hecho que aquél denomina: "Una visión premonitoria", acápite bajo el cual relata que mientras César Vallejo se encontraba refugiado en la casa de Antenor Orrego en Mansiche, en Trujillo, en octubre del año 1920, a fin de librarse de la persecución policial por la denuncia que recaía en contra de él y otras personas, acusado de incendio, asesinato y asonada en los sucesos ocurridos en Santiago de Chuco el 1 de agosto de 1920, en palabras textuales nos informa lo siguiente:

   Durante su permanencia aquí César tuvo una noche una visión que lo llenaría de terror y lo angustiaría por muchos días, siendo el tema de sus conversaciones.

Estaba despierto, decía, cuando de pronto me encontré tendido, inmóvil, con las manos juntas, muerto. Gentes extrañas a quienes yo no había visto nunca antes rodeaban mi lecho. Destacaban entre éstas una mujer desconocida, cubierta con ropas oscuras y, más allá en la penumbra difusa, mi madre corno saliendo del marco de un vacío de sombra, se me acercaba y sonriente me tendía sus manos.


3. Una escena

lejana en el tiempo


Estaba en París y la escena transcurría tranquila, serena, sin llantos.

La tremenda impresión que le produjo esta visión que, aseguraba la había tenido perfectamente despierto, lo llevó a llamar desesperadamente a Antenor que dormía plácidamente al otro extremo del dormitorio.

Antenor hizo lo posible por calmarlo, indicándole que se trataba de una pesadilla.

No, no –repetía César–, he estado despierto, como lo estoy ahora, despierto, despierto. Todo lo he visto como te veo a ti en este momento...

Esto sucedió en 1920, en donde precisa, ¡y es asombroso!, que el episodio que acaba de referir, aunque soñado, ocurría en París, un lugar remoto y muy distante en el espacio hacia el cual por más que lo anhelara constituía un sitio remoto improbable hasta de poder llegar hasta él.

Como también era lejana la escena en el tiempo, ya que su muerte ocurrió en 1938, cubriéndose un tramo, de la visión al hecho, de 18 años.

 

4. Murió

de esa manera


 Pero, aparte de lo profético, hay aquí un rasgo a destacar, cual es el “no me corro”, muestra de coraje del cual está imbuida su vida y su muerte, porque él sabe, ya que es imposible engañarse a sí mismo de lo que uno ha visto en realidad o premonición y la diferencia con lo soñado: que estando en París es donde sobrevendrá su muerte.

Esto indudablemente se relaciona también con el significado que su vida tiene como el voluntariado para hacerse cargo de una misión y una causa, arriesgando en ello la vida, valor que se añade a la tristeza y melancolía natural con que se piensa y medita en la muerte.

En esta vivencia hay una fusión sorprendente entre predicción y constatación, anuncio y cotejo. Ya mirada a la distancia y contemplándola panorámicamente se corrobora cada dato con exactitud que asombra y que él nos diera en su vaticinio:

"Gentes extrañas", las hubo; "una mujer desconocida" –que le intriga saber quién es– corresponde a Georgette;  "rodeaban mi lecho", también fue así y murió de esa manera, en la cama de una clínica.


5. Prodigiosa

premonición


Vemos así cómo se hilvanan sueño y realidad en el intento, inclusive de identificar ya en la escena real, que ocurriera tiempo después, quiénes son las personas que él visualiza alrededor de su lecho.

18 años antes él ve los rostros de las personas que rodean su tarima de muerte, los identifica totalmente porque dice de una de ellas: “... a quien yo no había visto nunca antes.”

 Es difícil imaginar en una alternativa de siete en qué día de la semana uno va morir de manera natural. Vallejo lo señaló y tiempo antes del sueño premonitorio que tuvo lugar en la casa de Antenor Orrego.

Además, lo dejó escrito en “El poeta a su amada”.

Son admirables las coincidencias y significados que se dan en el poema “Piedra negra sobre piedra blanca”, como prodigiosa la premonición en la casa de Antenor Orrego en Trujillo. Pero lo verdaderamente pasmoso es que de los 365 días del año se señale uno y la muerte coincida con ese día entre esas casi cuatro centenas de días:


6. Actos esenciales

antes de morir


 En el poema "El poeta a su amada", escrito el 2 de setiembre de 1917, expresa:

Amada, en esta noche tú te has crucificado

sobre los dos maderos curvados de mi beso;

y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,

y que hay un viernesanto más dulce que ese beso.

En esta noche rara que tanto me has mirado,

la Muerte he estado alegre y ha cantado en su hueso...

¿Qué más sorprendente?

Allí está la muerte, está él, el Viernes Santo y Jesús llorando.

Pero, es más. Intuyó su agonía en otro ámbito o dimensión, quizá en lo más importante y extraordinario.

¿Cuál es? Realizando actos esenciales antes de morir, como escribir los meses y los días anteriores su poesía más portentosa y abismal.


7. Llamó

a su madre


Talló antes de morir su testamento heroico como es el poema dedicado a exaltar la lucha del pueblo español en el trance de la guerra civil, titulándolo además como la oración de Cristo cuando vislumbra su martirio y final inmolación.

Y hasta previno su posteridad y su vigencia postrera cuando a un periodista que le solicitó una entrevista le responde: "Véame después de mi muerte".

   Este tránsito de César Vallejo culmina retornando en espíritu a su tierra y a su infancia.

Respecto a ello, cuenta la señora Oyarzún –quien en la víspera de su muerte pasó toda la noche velando junto a su cabecera– que a las cinco de la mañana del 15 de abril César Vallejo llamó a su madre.

Y poco antes de expirar, ya en presencia de su esposa y varios amigos, pronunció estas palabras: "España. Me voy a España".


8. Voy

a mi tierra


Otra vez tenemos aquí constancia y fe de ese voluntariado para ir a un país en guerra, en trance de parir, como era la circunstancia por la cual atravesaba España en esos momentos.

De allí que la presencia de César Vallejo hay que imaginarla siempre allí donde el planeta y la sociedad están en lucha ardorosa por forjar su porvenir.

Él está pendiente de todos los pueblos del mundo en revolución. Que ellos sepan que cuentan con un militante grandioso en sus filas: César Vallejo.

Pero, aparte de un pueblo en lucha, España para César Vallejo es su propia tierra, el Perú y Santiago de Chuco.

Lo dice él mismo en un artículo escrito en 1926 al acercarse a dicho país:

...vislumbro los horizontes españoles, poseído no sé qué emoción inédita y entrañable. Voy a mi tierra, sin duda. Vuelvo a mi América Hispana.



*****


El texto anterior puede ser

reproducido, publicado y difundido

citando autor y fuente


Teléfonos: 420-3343 y 602-3988





Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com

Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe

Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com

Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es


*****


CONVOCATORIA


XV ENCUENTRO INTERNACIONAL

CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA

TELÚRICA DE MAYO, 2014


LIMA:

MARTES 20

Y MIÉRCOLES 21


TRUJILLO:

JUEVES 22


SANTIAGO DE CHUCO:

VIERNES 23

SÁBADO 24

Y DOMINGO 25

DEL MES DE MAYO


*****


PÁGINA WEB

HACER CLIC AQUÍ:




*****


Teléfonos Capulí:

420-3343 y 602-3988

99773-9575



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén