Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

sábado, agosto 16, 2014

Sobre la "compasión cristiana" parte I

 Sobre la "compasión cristiana" parte I

de Qullana Qhapaq Amaru, sobre compasión, cristianismo, evangelización y demás:


Los pueblos originarios, no necesitan compasión, necesitan dignidad. La compasión es una virtud cristiana. Es el sentimiento de empatia hacia el sufrimiento de otro ser.

Pero la virtud cristiana solo siente compasión y lástima por el ser inferior, no superior. Se siente compasión por el ser percibido afín convergente, no el ser divergente.

La virtud cristiana hacia el superior es el resentimiento. Se culpa al ser superior, de las desgracias del inferior. Sea culpable o no. Es el instinto primario de la envidia, convertido en "virtud" por medio de la teología.

Y la virtud cristiana contra el divergente, el rebelde, el insumiso, es el odio. El dogma dialéctico cristiano, sostiene que todo lo que no sea cristiano, es anti-cristiano por oponibilidad.

Porque el "divergente" al pensar distinto a la lógica cristiana, es percibido como un elemento peligroso, su sola presencia pone en riesgo la "credibilidad" del credo cristiano.

Porque el credo cristiano se basa en la idea de un Dios absoluto, poderoso y universal. (Que no admite divergencia (existencia fuera de él, o sin él)

La sola existencia de un ser divergente, ajeno al Dios absoluto, contraria el credo cristiano. Y este, en un intento de "parametrarlo" lo ubica en el único lado posible: El lado siniestro. Axioma: Si no estás con Dios, estás contra dios.

El dogma cristiano no admite la posibilidad de existencias de culturas y realidades que "no están con su Dios" pero que "tampoco están <contra> su Dios. Es decir, no admite el "ser" no cristiano, pero tampoco anti-cristiano.

Esta dogmática irreflexiva cristiana, es la causante de su naturaleza esclavista. Porque no acepta, que es una cultura local y no es universal.

Por ende, el universalizador <el evangelista> intenta extender el dogma hacia todo pueblo o cultura que no sea cristiana, ni anti-cristiana.

El evangelista católico o protestante es un fanático incapaz de comprender que los pueblos no necesitan de su Dios local, porque tienen su propia existencia.

Al ser el dogma cristiano <esclavista> por naturaleza, solo los esclavos pueden ingresar en él. El hombre libre, no puede ser cristiano. Necesita arrodillarse ante el Dios (El ídolo de los judíos) y someterse al Cristo-Rey y a sus representantes.

El ideal cristiano no es el del hombre libre, sino el de la "mansa oveja" el "dulce rebaño" El hombre debe animalizarse, descender a la categoría de oveja, para entrar al reino de Dios.






Pero el ídolo de los Judios, al ser esclavista, necesita "sacrificios". Los judíos eran más honestos y sacrificaban animales.

El dogma cristiano reemplazó el sacrificio animal por un sacrificio figurado. Es el "Cristo-Rey" el que se sacrifica para "salvar" al rebaño.

Por ende, el "salvado" adquiere una deuda impagable para con el salvador. El salvado <el rebaño> deberá pagar la deuda por el resto de su vida, a través de una vida de <sacrificio>

El sacrificio consiste en seguir una moral que es absolutamente contraria a la naturaleza humana. El ser humano es corpóreo, sexual, emocional y mental.

La moral cristiana solo admite la naturaleza "mental" y niega lo demás. Niega al cuerpo y a todas las características corpóreas.

El deseo sexual, la libido, la voluntad de poder, la divergencia, la ritualidad, la naturalidad, serán reprimidas y estigmatizadas con el nombre de "pecado".

Por esta razón el cura, sacerdote, obispo (El evangelizador) es asceta, porque niega las necesidades del cuerpo, es célibe, porque niega su sexualidad y es misógino, solo admite al hombre, porque niega a la mujer, símbolo viviente de la vida y la fertilidad.

Por ende, el <Evangelizador> es un hombre esclavo, un ser enfermo, un sádico que ha perdido su naturalidad humana Cuando <Evangeliza> a pueblos no cristianos, lo que hace en realidad, es esclavizarlos moralmente.

Y también de forma física o real, porque el poder aristócrata y la esclavitud, son compañeras perfectas.

La <Evangelización> de América, fue un acto de esclavizar a millones de originarios que tenían otra espiritualidad ajena al sadismo cristiano negador de lo natural.

Se impone el poder moral (Iglesia) y el poder político (Imperio) que deshumanizan al originario mediante la imposición de la violencia.

La violencia es un agente que deshumaniza porque destruye el tejido emocional, traumatiza, genera miedo al dolor.

El evangelista usa como primer recurso el <miedo> miedo al infierno, al castigo divino, al pecado. Pero si el miedo no funciona ante un hombre libre, entones le impone el dolor. (Santa Inquisición, castigos corporales)

El dolor tiene por finalidad producir miedo, y este genera cobardía y apatía. El originario es deshumanizado y convertido en alguien cobarde (Miedo al dolor)

Y al traumatizar su hemisferio emocional genera apatía (Incapacidad de motivación) Es decir, pierde la motivación necesaria para luchar contra el opresor por miedo al dolor (Cobardía)

Entonces el originario deshumanizado solo apela al recurso del sufrimiento, solo sufre, pero acepta el credo cristiano y la imposición de la esclavitud, social, económica y política.

Cuando el esclavo acepta el dogma del opresor, ya no es divergente (Ya no piensa diferente, por ende no es un peligro) El esclavo es colonizado por el opresor.

Y por ser convergente entonces es afín al opresor, es decir, se crea un vinculo entre ambos. Por eso el opresor siente compasión por el oprimido.

Mientras la mano derecha lo sojuzga, la mano izquierda siente compasión por el. Mientras el gobierno y los ricos lo explotan, la iglesia y las ONGs lo consuelan.

El esclavo por tanto es inferior, digno de lastima, de pena, de compasión. Pero no es libertad, la compasión no libera, solo consuela.

¿Ahora entienden porque no necesitamos compasión? El hombre esclavo necesita primero, se consciente de su condición de tal.

El pensamiento del hombre libre, es diametralmente opuesto al pensamiento del esclavo. El sentido de lucha y afirmación del hombre libre esta intacta.

Pero el esclavo ha adormecido su sentido de lucha por el miedo al dolor. Por esta razón, 10 blancos podían controlar una hacienda de 500 esclavos. A pesar que 500 esclavos puedan matar a 10 hombres y huir.

Pero no lo hacae, solo sufre y recibe consuelo. Por ende, el consuelo es un anestésico, es una droga que alivia el dolor pero no elimina la causa que lo produce.

Por eso Marx decía que la religión "Es el opio del pueblo" y Nietzsche decía que la moralidad cristiana es esclavista.

¿Como puede recuperar el originario su sentido de libertad? Eso lo explicaré en un próximo artículo."



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén