Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

sábado, mayo 31, 2014

RÉGIMEN DE TERROR ANCASHINO

RÉGIMEN DE TERROR ANCASHINO.

Estábamos anhelantes de conocer a nuestro informante de la verdadera historia, del ahora encarcelado Presidente del Gobierno Regional de Ancash. Por ello nos alistamos a viajar al convulsionado puerto de Chimbote. Nos dirigimos al terrapuerto de la Empresa América, allí compramos nuestro pasaje y subimos al bus rumbo a nuestra aventura periodística. El viaje fue todo monótono y sin contratiempos.

Las calles de la avenida Veintiuno de Abril estaban desiertas; nos habían advertido de lo peligroso de la avenida para llegar al barrio donde se crió y desarrolló nuestro personaje, así nos aventuramos a ir al barrio de San Pedro. Desde el aventuramos en bajar en la primera estación, antes del coliseo Paul Harris, ya nos parecía que éramos demasiado osados, pero teníamos que llegar a la cita con nuestro informante. Seguimos por las calles del barrio el progreso y avistamos el antiguo cementerio Chimbotano, al culminar esa parte avistamos ya el barrio de San Pedro, donde encontraríamos a nuestro informante que conocía de cerca la verdadera historia de Cesar Álvarez, el presidente del gobierno regional de Ancash que había instaurado un régimen de terror en esa región. Así llegamos a su modesta casa en ese barrio muy famoso, el cual nos recibió de muy buen talante. El interior nos demostró su humildad, pobreza con la que vivía, según nos referiría después, que nunca quiso aprovecharse de su amistad, como lo habían hecho otros para hacerse algo de dinero y mejorar su situación económica. Ya sentados en unas sillas de pajas que en todas las casas humildes veríamos, nos sentamos y él presuroso ingresó más al interior de su vivienda y nos trajo a convidarnos unas papas con ají de huevo, seguramente cocinado ex profesamente para esperar nuestra llegada. Degustamos conjuntamente con nuestro anfitrión, era como una forma de romper el hielo para poder comunicarnos con él. Yo lo conocí hacía ya muchísimos años, cuando ingrese a trabajar a una empresa de administración pesquera, nos hicimos amigos, después ya en momentos que el conocido como “La Bestia” se propuso incursionar en la política lo llamó a nuestro informante, sabiendo que había salido de la cárcel por sus actividades políticas. Él no quiso mezclarse con tales juntas. Ya no siguió en sus actividades políticas, pues creía que había sido traicionado y hecho sufrir a su familia, pero su moral le decía que no podía juntarse con el amigo “LA BESTIA”, conocía su pasado y no le veía como una persona con moral, lo había conocido como un delincuente juvenil, a pesar de que estudiaba contabilidad en un instituto de Educación Superior. Su padre era alcohólico, aunque en los últimos años se había reformado e integrado la secta de los israelitas del nuevo pacto universal; al menos la madre de la bestia había dejado de sufrir tanta golpiza, cada vez que el padre se emborrachaba.

¿Pero quién es, la bestia? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Cómo llegó al poder y manejar toda una región? Era solamente el hijo de migrantes provenientes de la zona andina, que bajaron al puerto en búsqueda de fortuna. Allí precisamente se conocieron sus padres. El a veces trabajaba en la pesca, como también recogía el pescado que podían regalarle sus amigos; estos los salaba y podía comercializarlos para aquellos que los llevaban hacia el ande. Su madre se dedicaba a atender a las familias más pudientes del puerto, que eran muy pocos los que residían en la ciudad. Una mayoría venía de la ciudad de Trujillo o Lima. ¿Y cómo se conocieron? Tal como lo hacen ahora; así se conocieron. Así se empezaron a amar. En esa Plaza de armas, donde van a reconocer sus identidades. Recordar las tradiciones de sus pueblos. A concertar para verse nuevamente cada domingo, así como enamorarse y crear las nuevas familias que aumentaran el volumen poblacional de ese puerto. Si, después irían a invadir los arenales cercanos a la caleta que con los años se convertiría en un puerto grande, desordenado y sucio, tal como después los describiría nuestro gran escritor José María Arguedas. En esa época las calles estaban ordenadas en base a la gran carretera Panamericana y así seguiría ordenándose.

Sigue…
el periodista viajero Juan Esteban Yupanqui Villalobos 




Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén