Yo tengo razones para vivir !!

Buscar este blog

!

Un árbol bueno no puede dar frutos malos, como tampoco un árbol malo puede producir frutos buenos.
Por lo tanto, ustedes los reconocerán por sus obras.
1 Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

lunes, marzo 07, 2016

LA DERROTA DE EVO POR MARITO VARGAS

LA DERROTA DE EVO POR MARITO VARGAS.
Escrito por Juan Esteban Yupanqui Villalobos.
Hay dos hombres que describen dos puntos diferentes de la vida; uno indígena que equivocadamente sale como gobernante de una parte de un territorio y el otro descendiente de hispanos y un acriollado representante de la oligarquía sud americana. Lo que sucede es la celebración del criollo, heredero de España de la derrota del otro, del indio que pretendió mejorar la situación social y económica de sus hermanos, lo hizo, pero con las herramientas ideológicas y sociales de sus enemigos de clase. Su voluntad no es la que va a prevalecer, si no la de sus enemigos de clase, en primer lugar porque nunca tuvo un programa coherente para transformar Bolivia, que pueda resumirse también en el intercambio de gobiernos formados en una sólida línea ideológica. Su triunfo primero fue el resultado del descontento de las masas indígenas ante el atropello inmisericorde de la oligarquía local, a la cual celebra el Señor Marito.
De otra parte, el problema deviene de la intención del trotskismo en su creencia de que el neo liberalismo, superior etapa del capitalismo pueda combinarse con los esquemas socialistas. Esto vendió con Chávez en Venezuela con su socialismo del SIGLO XXI. Esquema el cual no ha podido revertir las desigualdades que genera el esquema neoliberal, y al que tampoco la ilusión del siglo XXI del supuesto socialismo nunca podrá resolver y es que para hacer una revolución se necesita el coraje de aplastar a la Derecha y su clase social a sangre y fuego, que es el único lenguaje al que hace caso las oligarquías gobernantes. Pues desde ya la existencia de una derecha hace que el peligro del cambio peligre, ya que ellos estarán en constante conspiración para revertir su situación, regresando al poder para lo cual buscaran a sus congéneres al interior y en el exterior de sus naciones para aunar esfuerzos. Ya lo han hecho en Venezuela, donde el imperio ha conspirado insistemente contra este país, para lo cual ha empecinado su esfuerzo en bombardear los hilos económicos, que desde ya no había podido ni siquiera reformar el sistema económico capitalista que era prácticamente como un apéndice del capitalismo.
Cuando las masas no han tomado conciencia y defienden la modificación de su estado de postración, será difícil que ellos mismos traten de defender lo que otros equivocadamente pretendan hacerles creer que son el cambio. Esto es lo que sucede en las repúblicas donde se instalaron nuevos vientos que algunos creían que estaban fuera de la ortodoxia de los vientos revolucionarios, que era lo mejor, lo más novedoso de la línea revolucionaria novedosa; precisamente quienes no comulgaban con ellos fueron tildados de anquilosados, vejestorios intelectuales, a lo que no había que hacer caso.

Por todo esto decimos que los experimentos de Evo, de Chávez y otros están destinados al fracaso. Púes no se puede cambiar el estado de cosas con herramientas que tienen solo una línea, que es la de mantener el mismo sistema y que obedece a solo una clase social, que no es más que la burguesía. Esta corriente empezó con Allende en Chile, en donde el imperialismo se ensaño con todos quienes pensaran fuera de los cánones del capitalismo. Tuvimos cientos de miles de muertos para que se apague las intenciones de quienes creen que es necesario dar justicia a, los más oprimidos. Luego vino una ola nuevamente que buscaban el cambio de sistema que se seguía generando más desposeídos. Apareció precisamente Chávez, que algunos aseguraron tener sus esperanzas, el cual era un grandilocuente orador que encandilo a las masas con la esperanza del cambio, sin embargo no ha sucedido un cambio, pues siguió gobernando en el campo económico y social la gran burguesía que trataba de desestabilizar al gobierno de turno. Cuando vino su deceso, vi el peligro que se cernía, por la incoherencia de su sistema que no había podido modificar el sistema económico, como tampoco se hizo con el sistema social, cultural, entonces se sigue el mismo camino en Bolivia y en Еcuador. Un fracaso más, eso si importa.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El propietario del blog Mg Juan Esteban Yupanqui Villalobos declara que cada miembro del blog asume su propia responsabilidad por los artículos de autoría.

Ruta de la Sabiduria... Ruta de la Salvación

1. Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible. 2. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, el único engendrado, nacido del Padre antes de los siglos, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nacido, no creado, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas. 3. Señor Jesucristo quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y fue encarnado por el Espíritu Santo y la Virgen María, y se hizo hombre. 4. Señor Jesucristo quien fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, y padeció y fue sepultado. 5. Señor Jesucristo quien resucitó al tercer día 6. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. 7. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 8. Creo y en el Espíritu Santo, el Señor de la Vida, quien es el Creador de la Vida y procede del Padre, a quien estamos adorando y glorificando con el Padre y el Hijo, y quien habló a las naciones mediante los profetas. 9. Y en la Iglesia, quien es el cuerpo y la novia de Jesucristo. 10. Reconozco un solo bautismo para el perdón de los pecados a través del agua y del Espíritu. 11. Estoy en espera de la resurrección de los muertos. 12. Y en la espera de la vida eterna del siglo que viene! Amén